lunedì 21 luglio 2014

HOMBRE DOS

¿Quién merece el amor?

Hasta dónde puede llegar el punto suspensivo del silencio humano cuándo  respira su conciencia…
Hasta donde una pared imaginaria puede ser fuerte censura…
El corazón late silencioso sin dejar rastro…
Gritos lejanos, vivencias inconclusas que preguntan por alguien que nunca llega…
Lagrimas vertidas en la pregunta de un ¿Que nos sucede?…
Las gaviotas han buscado una nueva soledad, son tan iguales a la necesidad de amar que se imaginan que la primavera las embisto en el frio de un amargo otoño,  su voluntad fue turbada, posó en su cuerpo a otro que de sus cadenas logró escapar en intento de saber que el amore mio se quedó encerrado en su corazón como una canción sin letra con las palabras de una despedida.
Mi piel un piano;  canta solitario… latiendo por ser redimido, sintiendo rabia ; cola de un dragón furioso ante la negación total de la verdad de tu resplandor,  grasa soñada de hombre ansioso, mis ojos te sienten la provocación de tus sentidos todos míos, tú el que no tiene nombre… hombre universal…
   El volumen de tu rojo se imanta en mí, penitente…
Símbolos quemados en una carta rota, letras desvestidas me erizan la piel anudada, sin llaves el humo dulce de tu saliva la guardé en mi boca por sentir más… ábreme…
Mi corazón llora el sentir negado, pecados que no desean ser olvidados… no confesables… Sin ser expiados….
 Las gárgolas de la catedral han alzado su vuelo hacia el sentir, no desean que el momento quede hecho figura de piedra, no morirán sin ser sensibles.
   Sus nidos sin sabanas están, los griegos las han tomado  en sus orgias para cubrir sus traslucidas ansias en las orillas del mar, allí las espumas de espermas revolcadas en una eyaculación femenina que nos dan la vida; Figuras de venus ansiadas por Safó en caligrafía de mujer, cantan al dolor de descubrirse auténticos  en sagrada blasfemia…
Dios no tiene madre y si tiene un padre, ¿Por dónde se procreó, si entre los hombres no dan a luz?
 Aquí encerrado en esta imaginaria verdad  cuentan monstruos en el suspiro de un cuerpo que llueve su epístola, en sus alas desean buscarte para que por dentro escapen hacia mí…
    Ven , dame tu caja de música , en tu carne la hare cantar, ven y te daré otro mundo, ven y seré su viento en aliento sagrado, el  que dio vida al nuevo hombre, te hare húmedo rio de silvestres palabras escritas en el deseo santo de tu piel en mi… liberare el terror en este mundo violento… mírame a los ojos en esta oscuridad, extiende tu mano encadenada ansiosa de ser sofocada  y ama la vida, dame tu corazón y lo haré una sola pieza, no dudes, no dudes más ; yo no soy quien desea destruir tu vida…
Atadas mis lágrimas por que no deseo dejarte solo en apocalipsis futura, tragare tu miedo y lo hare mi alimento, sonríe por favor, acércate ven dame tu voz y te hare recordar la última vez que fuiste feliz.
Agradable esclavo, siervo de la gloria de las glotonerías placenteras, Deseo soñarte en vida, saber tu sabor siempre, en tus labios el vino… tus palabras se han callado susurro de sabiduría que me enternece en el amor de un día más a tu lado.
El corazón se me ha exprimido en el enjugar de mi tristeza y mi amado deseo de estar a tu lado en este había una vez que no deseo seguir imaginando…
Y allí mientras recuerdo tu cuerpo que hierve el olor a deseo de ser calmado por ser amado en néctar afrodito , elixir literario de prosa ,esta piel maldice el soñar que mata en este delirio interminable infierno del besar tu boca tragándote mi alma...
Una vez morí dos veces, regrese de otras vidas, para resucitarte a  ti… no debí caminar sobre el mar, solo decidí ser yo, al que critican tanto…
Caen los hábitos… las mentiras no terminan de convencer, nadie acepta la verdad que una vez este mundo fue hecho de dos, de dos , para dos , de Dios para todos como ingenuidad silvestre, sintieron o que ahora intentan decir que son santas mentiras conspirando por todos nosotros cuando la necesidad es sentir para no estar muertos…
Intentaron detener lo que más desea la vida por un miedo que aplasta la vida humana.
¿Quién le dio permiso de encender hogueras en las almas que desean amarse y detener el amanecer?,
  No deseo que lo sagrado sea opacado por una falsa plegaria.
 Dios nos invitó a amarnos los unos a los otros a diario.
 Siento el miedo  de un hombre que se hace llamar sacerdote de la inquisición, una cacería humana, en dónde  un Dios que no conoce lo que  sufrimos, dónde se han ido las promesas de ser libres en diferentes lenguas de besos y necesidad de hallar el vacío y llenarlo de deseo interminable mientras  las naciones se matan por lo sagrado siendo sagrado.
  El cuerpo  templo grita su innato poder, en su libertad maldice al decir jamás soporte una noche tan fría.
   Ven y enciéndeme fuertemente cuando el amor te carbura, por favor detenla en mí, cálmala en mi cuerpo deja que las horas de penitencia termine y hazte de mí carne se mi comunión libértame que ya no soporto más él no ser de nadie,  toma mi cuerpo que hoy se ha hecho tu lugar.
 Callaron lo dulce de la piel, tarde o temprano todo comenzara en este desorden por ordenar.
  No habrá perdón por aceptar su propia verdad, mientras las cruces perdieron sus clavos porque son tantos los dioses que no tienen su credo carnal…milagros que se le atribuyen a satanás son callados porque él no se asoma en esta piel que está cerca de ti…
Conoces tu ansia, deseas que el mundo la sepa, están matando al verdadero ser humano, al que ama y no odia, al que sabe amar y está creando el amor ,nos están matando por una falsa religión, si no crees que lo que sientes va a  desaparecer, si te acercas un poco te hare saber que tu piel está hablando, no eres  el único que dese ser libre, si la cara tiene una verdad y esta es negada en el dolor de tomarte para que seas todo tu .
Esta oscuridad necesita tener un nombre, un trato, un conjuro, pactos entre miradas que se encuentran sin detenerse, se quién eres, te conozco, se lo que deseas  que no es suficiente, el hambre y su maldita necesidad de saber que la lujuria existe en gente como nosotros  que es perseguida.
Nada es mentira cuándo es real en el sentimiento que no es suficiente, estamos sintiendo lo mismo este hierro candente que penetra el deseo de hacer epístola  de los delirios aquí sagrados que no se calman con agua bendita, ahora ven en tu voz , ya no se hace mirada ,el odio no será calmado por ninguna pastilla extraña, conocemos la biblia, letras y letras y letras dónde todos han callado lo que han hecho y todo se siente aquí, invitados todos los que no negaran sentir expresando lo que ahora ves… no hay una sola excusa para llamar al papa, santo padre eso es una blasfemia, ¿Cómo merecemos ser llamados POR NUESTRA LIBERTAD?

Titulo :¿Quién merece el amor?

Autor :Nino Pocaterra.

Basado en una obra plástica de : Maurizio Barraco.

Taller TERRABIZARRO 22,
21/JULIO/2014.

BARCELONA/ESPAÑA.